Una paloma se posó en una rama a reflexionar sobre la existencia

Roy Andersson, 2014

Guión: Roy Andersson

Reparto: Holger Andersson, Nils Westblom,

Valoración:  

Fotografía: István Borbás, Gergely Pálos

Música: Tradicional

Nunca me había pasado que una misma película me hiciera reirme a carcajadas y emocionarme. Y en secuencias contiguas. Una paloma… es una película consistente en una serie de situaciones o mini-relatos de un humor absurdo unos, y de una melancolía desarmante otros, con una línea argumental mínima que sólo comparten algunos de ellos, y a través de las cuales es difícil desentrañar el sentido reflexivo sobre el hombre o su existencia que muchos autores se empeñan en buscar. Es cierto que, más o menos forzosamente, todas pueden tener un trasfondo melancólico e incluso nihilista si se quiere mirar así. En todo caso, muchas de ellas sí que participan de un acusado patetismo, pero como pasa la mayoría de las ocasiones con este tipo de cintas, uno llega a divertirse mucho más si se limita a disfrutar del despliegue que hacen director y actores en lugar de prentender buscar tres pies al gato.

Por tanto, más allá de lecturas sobre mensajes, Una paloma… es extremadamente divertida. Las situaciones cómicas son desternillantes, y las dramáticas tienen una delicadeza irresistible. Todas ellas están dibujadas con los pinceles de la melancolía, de la tristeza de lo cotidiano, y juegan con el contexto miserable de los que las protagonizan, con los que es inevitable empatizar.

Y pese a, como se ha dicho, no compartir en muchos casos el hilo argumental, termina uno con la sensación de que todos los mini-relatos participan armónicamente compenetrados en el mismo mensaje. Y es un mensaje que interpela al espectador. Se levanta uno de la butaca con la constancia de lo sencillo que sería hacer del mundo un lugar un poco más feliz, y con él a los que lo habitan a nuestro alrededor. Consciente de toda la belleza de las pequeñas cosas del día a día, ante las que somos miserablemente insensibles y sobre las que se nos consigue llamar la atención con lo sobrio de las composiciones. Y ahí puede que resida todo su poder.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s