El guardián invisible

Dolores Redondo (San Sebastián, 1969).

Destino, 2013. 430 Páginas. 18’50 €.

En el Baztán, la noche era oscura y siniestra. Las paredes del hogar seguían guardando como antaño los límites de la seguridad, y fuera de ellos todo era incertidumbre. No era extraño que hacía apenas cien años el 90 por ciento de la población del Baztán creyese en la existencia de brujas, en la presencia del mal acechando en la noche y en los ensalmos mágicos para mantenerlos a raya. La vida en el valle había sido dura para sus antepasados.”

El Guardián Invisible es uno de esos libros en los que el espacio es tan protagonista como los propios personajes. El río Baztán (el Bidasoa en su curso bajo) gobierna en las comarcas del norte de Navarra un frondoso y húmedo valle bajo un cielo eternamente gris plomizo. Unos bosques que con su imponente y amenazadora presencia parecen tomar parte en la trama tanto como los vecinos que los habitan. Como de la mano de las sólidas nieblas que tan a menudo bajan a visitarlos, llega también el horror en forma del macabro asesinato de la joven Ainhoa Elizasu. El crimen revela una violencia y una depravación animal que para muchos sólo puede ser obra de los habitantes del bosque, las criaturas mitológicas de las viejas tradiciones. Ahora, han regresado para castigar a los vecinos de Elizondo, para recordarles que nunca tuvieron que dejar de temer las advertencias de su ancestral cultura.

Al mando de la investigación, la inspectora Amaia Salazar ha de volver desde Pamplona al pueblo de su infancia para hacer frente a lo que parecen fantasmas de historias para niños, pero también a los fantasmas de su propia historia personal. El reencuentro con un pasado doloroso y con las cicatrices que ha dejado en el presente, la lucha interior por la redención, el machismo cotidiano o el fanatismo y la irracionalidad de quien ha pasado demasiado tiempo replegado sobre sí mismo son elementos que tiñen de intimismo un relato sin permitir que decaiga el pulso narrativo. La investigación policial se desarrolla de forma creíble y los personajes son profundos y coherentes. Todo esto constituye un enfoque propio al noir con el que Dolores Redondo (San Sebastián, 1969) parece haber alcanzado las más altas cotas del género, como demuestra el hecho de que su Trilogía del Baztán, que comienza con esta obra, ha sido traducida ya a 15 idiomas, y que se ha convertido en una aportación sin precedentes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s