A la izquierda de lo posible

Julio Anguita (Fuengirola, Málaga, 1941) y Juan Carlos Monedero (Madrid, 1963).

Icaria, 2013. 115 Páginas. 10 €.

Un posicionamiento presente en el debate político español actual, nacido a la luz de fenómenos como el 15-M o la plataforma Frente Cívico (que aparece en 2012), supone una enmienda a la totalidad del funcionamiento del sistema imperante, formulada desde una reivindicación del sentido común y de respeto a la legalidad vigente, y no identificado con el discurso de la izquierda tradicional. Esta “legalidad vigente” no es otra que la de predicamento más universal, la que hace alusión a los derechos más básicos, más elevados, y sin embargo más frecuente y flagrantemente ignorados, del hombre y el ciudadano. De esta legalidad se supone que es depositario, para más inri, el constitucionalismo español. Hecho por lo demás irrelevante habida cuenta de que en el desenvolvimiento de la política española la Constitución no es más que parte del decorado.

Si se toma esta base de civismo como vara de medir, en España no se salvan ni los cimientos. En nuestro caso, la Transición del 78. Una clase política que ha permitido que un autócrata muera en la cama nos pretende vender ahora su impulso y su compromiso democrático renovador. Así, como si fuera algo de toda la vida. Mientras subrepticiamente se hace un lavado de currículum a la autoridad adicta al régimen. Dice Monedero “defender el nazismo en Alemania era un delito, y en España, un franquista como Fraga […] escribía la Constitución”.

Siguiendo esta línea, A la izquierda de lo posible pretende ser una reflexión a dos voces, breve y general que aborde todos los puntos, sobre el resultado de mirar el estado de la convivencia desde la óptica de este universalismo de la dignidad, indagar en las causas y además esbozar un modelo de actuación acorde al resultado de este análisis. Bajo este prisma, la izquierda aparece inepta, corrompida por una acuciante crisis de liderazgo y por el poder. Y además miserablemente, pues muchas veces este poder sólo se articula a través de una representación testimonial como miembros en minoría de un pacto de gobierno. Por otro lado, la clase de los intelectuales, muy aludida en el texto, se revela crucial en una sociedad tan profundamente inculta, tan acostumbrada a que le digan lo que tiene que hacer. Ellos podrían tener la responsabilidad, si no de construir, al menos de rescatar del olvido los referentes históricos. Pero parece ser que se ha desentendido tradicionalmente del tema. Mientras tanto, el capitalismo especulativo imperante en el mundo precariza cada vez más las clases medias, al ciudadano en general y el modelo de integración europea.

Hasta aquí la intención, pero el resultado es bastante difuso. ¿Algo inherente al diálogo como género, o es que este género no es el adecuado para un cometido de ensayo político? El libro no es claro. Las relaciones de causa no están bien explicadas, cuando las hay. Sobre todo en el caso de Monedero, el discurso se reduce demasiadas veces a un galimatías de consignas, diagnósticos y acusaciones (y por si fuera poco, se denuncia que ésa es precisamente una de las señas de identidad de la derecha histórica española). Como consecuencia de la poca profundidad, se cae en sutiles contradicciones, como la que reclama el empoderamiento de una sociedad a la que sin embargo se tilda (por más que sea acertadamente) de postrada y falta de inquietudes.

Este espíritu de universalidad de los derechos del hombre que se mencionaba más arriba está difusamente presente a lo largo del diálogo. Es como un principio motor, un axioma virtuoso que se pretende que guíe el discurso y que es lo que se salva. Por lo demás, uno termina la lectura desconcertado. Hasta que vuelve a la contraportada y recuerda que está escrito por políticos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s