Amama

Asier Altuna, 2015

Guión: Asier Altuna

Reparto: Iraia Elias, Kandido Uranga, Klara Badiola, Ander Lipus, Manu Uranga

Valoración:   

Fotografía: Javier Agirre Erauso

MúsicaJavi P3Z y Mursego

2015: Festival de San Sebastián: Sección oficial largometrajes

 

Los caseríos vascos son otra nueva especie en extinción bajo el empuje del éxodo rural y en general de la nueva forma de vida determinada por nuestra época. Lentamente, un patrimonio que pertenece a nuestro pasado, un estilo de vida centenario, va desapareciendo irremediablemente por ser incompatible con el mundo que, para bien o para mal, estamos construyendo. Amama es un relato de este naufragio, de tantas familias que tienen un tesoro en su herencia legendaria, su hogar y el milenario arte de valerse únicamente de las propias manos, que se ha transmitido a lo largo de tantas generaciones. Hasta ahora, cuando ha llegado el momento en que los hijos reniegan de sus raíces, y los padres y la abuela, la amama, la vieja guarda, se resiste a renunciar al único mundo que siempre han conocido. La película se desarrolla describiendo la nostálgica metamorfosis a la que mucha gente de la generación que nos precede se ha visto forzada, a acostumbrarse a una realidad que les es ajena, y muchas veces hostil, y hacia la que comprensiblemente no pueden profesar más que desconfianza, recelo y miedo. La lucha generacional, el atrincherarse en un pequeño bastión de seguridad contra viento y marea como la minúscula aldea goda que intenta oponerse al irresistible empuje del imperio, un imperio tecnológico y globalizador que arrasa sin clemencia contra riqueza cultural, tradiciones e identidades.

En este narrar, la factura está lastrada por una incomprensible amalgama con el arte contemporáneo. Como surgiendo de esta unión resultan recursos narrativos innovadores que con otro enfoque podrían armonizar muy bien con la historia pero que acaban siendo desconcertantes.  Deslucen la presencia misteriosa e imponente de la amama, que pierde significado y fuerza dramática. Punto positivo la fotografía de los idílicos ambientes en los que se desarrolla la historia. Pero más allá de estos titubeos, Amama encierra un profundo mensaje, una invitación a reflexionar sobre los horizontes a los que nos dirigimos y sobre lo que estamos abandonando en el camino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s