El derecho a la ofensa

El único derecho que no deberíamos tener en una democracia es el derecho a no ser ofendidos (Flemming Rose).

El derecho a la ofensa, Flemming Rose, El País, 13/12/2015

 

Se echan de menos artículos tan lúcidos en la prensa diaria. La libertad de expresión es uno de los grandes logros que, al empuje de la globalización y la multiculturalidad, nos empeñamos en prostituir en un contexto de mojigatería e incultura. Porque es precisamente la cultura, el refuerzo de las opiniones que da el contraste y la inquietud, la que evita que nuestras ideas se deavalúen hasta el punto de que cualquiera es capaz de ofendernos. Esta falta de madurez personal e intelectual es una de las fuerzas que nos convierte en una sociedad de una decadencia irreversible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s